La diabetes temprana acorta la vida, su prevención una prioridad sanitaria

Las enfermedades metabólicas y en concreto la diabetes tipo 2, son uno de los cinco grupos de enfermedades relacionadas con el proceso de envejecimiento junto con la enfermedad cardiovascular (infarto, hipertensión, ictus), el cáncer, la enfermedad neurodegenerativa (Alzheimer principalmente) y las enfermedades del aparato locomotor (artrosis, osteoporosis y sarcopenia). El propio proceso de envejecimiento favorece la aparición de la diabetes con mayor o menor prontitud en función de nuestra genética y de nuestros hábitos de vida. En realidad todas las enfermedades relacionadas con proceso de envejecimiento están relacionadas entre sí y precisamente la diabetes puede producir algunas de las otras (infarto, Alzheimer y cáncer).

La Diabetes temprana aumenta el riesgo de mortalidad

Un magnífico estudio  publicado en Lancet en 2015 (1), estudió el riesgo de desarrollar una prediabetes y una diabetes a lo largo de la vida. Durante unos 15 años se analizaron los datos de 10.050 participantes en el famoso “Rotterdam Study” de manera que 148 se convirtieron en prediabéticos, 828 en diabéticos tipo 2 y 237 acabaron siendo diabéticos tipo 1.

Con estos datos se observó que una persona sana de 45 años tiene una probabilidad de desarrollar una prediabetes a lo largo de su vida futura de casi del 50%, de un 31% para desarrollar una diabetes tipo 2 y de un 9% para desarrollar una diabetes tipo 1. Estas probabilidades aumentan si a los 45 años ya se es prediabético de manera que el riesgo de acabar siendo diabético tipo 2 será de un 74% y de un 50% para tener una diabetes tipo 1.

Una persona sana de 45 años tiene una probabilidad del 50% de desarrollar prediabetes y un 31% de padecer diabetes

Por otro lado, otro reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Glasgow (2) ha puesto de manifiesto que las personas que desarrollan una diabetes tipo 2 antes de los 40 años tienen mayor riesgo de mortalidad que aquellas que la desarrollan después de los 60.

Lo interesante de este estudio es que se ha realizado en una muestra de nada menos que 2.706.820 personas mayores de 20 años diagnosticadas con diabetes 2 en el registro de “National Diabetes Audit” en el año 2008, valorándose su mortalidad (registro de defunción) hasta diciembre de 2015.

Ambos estudios demuestran la importancia de la prevención precoz de la diabetes

Una persona sana de 45 años tiene una probabilidad del 50% de desarrollar prediabetes y un 31% de padecer diabetes

La prevención de la diabetes se basa en la vigilancia regular de los biomarcadores del metabolismo hidrocarbonatado; glucosa, hemoglobina glicosilada, insulina e índice HOMA-IR en ayunas. El objetivo de un buen programa de Medicina Preventiva “antiaging” es alcanzar en todos ellos los valores de excelencia en los que la posibilidad de desarrollar una diabetes y sus complicaciones cardiovasculares, renales, oftalmológicas, y neurológicas, así como una menor esperanza y calidad de vida, es casi nula.

La glucosa en ayunas es el biomarcador por excelencia para el diagnóstico de la diabetes. Los criterios diagnósticos de la OMS son los siguientes:

  • Normalidad: glucosa en ayunas por debajo de 108 mg/dL
  • Prediabetes: glucosa en ayunas entre 108 mg/dL y 125 mg/dL
  • Diabetes: glucosa por encima de 125 mg/dL

Sin embargo un valor por debajo de 90 mg/dL es óptimo y protege significativamente de la enfermedad cardiovascular.

La vigilancia de la glucosa, la hemoglobina glicosilada y la insulina, son determinantes para la prevención de la diabetes

La hemoglobina A1C (HbA1C) o hemoglobina glicosilada o glicada es un excelente “chivato” de la sobrecarga de hidratos de carbono en nuestra dieta. La hemoglobina es una proteína que se encuentra dentro de los glóbulos rojos y está expuesta a la glucosa de modo que las moléculas de glucosa se van adhiriendo a la hemoglobina conformando la hemoglobina glicosilada. El porcentaje de hemoglobina glicosilada depende de los niveles de glucosa en sangre y de la edad de los glóbulos rojos que transportan la hemoglobina. Puesto que la vida media de los glóbulos rojos es de 3 meses, un porcentaje elevado de este biomarcador está indicando unos niveles elevados de glucosa en sangre a lo largo de los últimos 3 meses. Se considera a la HbA1C como un biomarcador de diabetes y prediabetes más preciso que la glucosa en ayunas. Su valor por encima del 6,5% indica diabetes, entre el 5,7% y 6,5% indica una prediabetes, por debajo del 5,7% es normal pero el valor de excelencia está por debajo del 5,1%.

La insulina es la hormona que secreta el páncreas cuando los niveles de glucosa aumentan después de comer y permite la entrada de ésta en el interior de las células (especialmente en el hígado, el cerebro y los músculos) para ser utilizada como energía. La cantidad de insulina necesaria para mantener un determinado nivel de glucosa en sangre es un indicador de la resistencia y sensibilidad de los receptores de las células a la insulina. La medición de la insulina en ayunas para un determinado nivel de glucosa es un importante indicador del nivel de resistencia y/o sensibilidad de los receptores celulares a esta hormona. Su valor normal debe estar por debajo de 25 mU/L, pero el valor de excelencia es inferior a 6 mU/L. Las probabilidades de desarrollar una diabetes se doblan con una insulina basal de 8 mU/L y se multiplican por 5 con una insulina basal de 25 mU/L en relación a un valor de 5 mU/L (3).

Por último el índice HOMA-IR (Homeostatic Model Assessment-Insulin Resistance) cuantifica el nivel de resistencia de los receptores celulares a la insulina. Un aumento de la resistencia a la insulina se asocia a la diabetes, la enfermedad coronaria y a la hipertensión arterial. Una sobrecarga oral de glúcidos mantenida en el tiempo es la principal causa de un aumento de la resistencia a la insulina. El índice HOMA-IR se obtiene de una simple fórmula y su valor debe estar por debajo de 3, no obstante su valor de excelencia es inferior a 2.

Las estrategias de prevención de la diabetes deben implementarse a partir de los 35-40 años

En la Clínica Dr Durántez sabemos cómo alcanzar los valores de excelencia de los biomarcadores anteriores a través de una dieta de bajo índice glucémico, ejercicio físico regular y, si es preciso, con la suplementación con berberina o el tratamiento con metformina.

BIBLIOGRAFÍA

(1) van Herpt, T., Stricker, B., Sijbrands, E. et al. Lifetime risk of developing impaired glucose metabolism and eventual progression from prediabetes to type 2 diabetes: a prospective cohort study The Lancet, Published Online: 10 November 2015

(2) Peter Russell. Early Onset Diabetes Increases Mortality Risk –Medscape– Mar 15, 2018.

(3) Johnson, JL., Duick, DS., Chui, MA, et al. “Identifying Prediabetes Using Fasting Insulin Levels”. Endocr Pract. 2010 Jan-Feb; 16(1):47-52.doi:10.4158/EP09031.OR.

 

,

No comments yet.

Deja un comentario

*

Powered by WordPress. Designed by WooThemes